Batman v Superman

Esta no es una película más para mí. Cuando uno acude a ver un producto en el que se ha invertido tiempo e ilusión durante años, se lleva consigo quiera o no, una mochila que porta más cosas que las simples ganas de verlo. En cierta medida, uno lo asume como propio y lo arropa con esperanzas y ante todo, cariño.
Y es bueno tener cierto criterio propio para no dejarse llevar en exceso por las críticas de un mainstream que al parecer lleva bastante mal que un film de superhéroes ponga la realidad en su sitio. Pienso que a este género en concreto, no se le perdona que se traten ciertos temas, que si pueden ser abordados en otros sin problema alguno. Parece ser que sí uno no encaja un chascarrillo cada diez minutos o la cosa no deviene divertida, hay que aplastar la propuesta. Y a veces, sin saber muy bien el porqué, y más allá de lógica argumental y racionalidad que uno lleva milimetrada en la mollera, un film puede llegar a llenar por completo, haciéndose propio; si además consigue emocionar, es cuando toca dejar la razón de lado y disfrutar del viaje agarrando el sentimiento, pues todo lo demás deja de importar.
Nunca he entendido muy bien el personaje de Batman, ni tan siquiera su psique, y aún así he conseguido empatizar con éste hasta el punto de ser el Batman que más me ha gustado en pantalla, por encima del de Nolan. Alfred literalmente se sale, y cada vez que abre la boca sienta cátedra; un lujo. En cuanto a Lex, el mayor miedo al que me enfrentaba, no sólo me ha convencido, sino que ha conseguido captar bastante mi atención. En cuanto al reparto femenino, Lois Lane sigue siendo uno de los ejes arguméntales sin que por ello destaque en demasía, al igual que sucede con Martha; y Wonder Woman, aunque breve, deja más que asentadas las bases para lo que será un puñetazo encima de la mesa por parte del personaje.
Y vamos con Superman, el cual representa en este film el reflejo puro y duro del mundo que nos toca vivir, donde apenas tiene cabida bondad alguna, plasmado a través de su hastío y posterior reflexión, pero que con todas representa sin duda un modelo (tal vez caduco) de lo mejor que nosotros podemos llegar a ser.
Un film duro, sin concesiones, de una belleza visual abrumadora, y que sin duda no está dirigido al espectador que aprecia ante todo el factor ‘fun’ y el chascarrillo, y que supone una apuesta muy arriesgada por parte de su director, que no solo no abandona el tono ya visto en ‘El Hombre de Acero’, sino que lo acentúa más. Mención aparte merece la traslación en imágenes del tema de la BSO ‘This is my world’, cuyas notas se funden en lo más bello que he podido contemplar en el celuloide.
Tal vez el fan que hay en mi arrase con todo, y mi amor por el kryptoniano vaya más allá de racionalidad alguna, porque no sólo adoro este film por la visión que Superman tiene de nosotros, sino aún más porque a la postre, resulta ser todavía un modelo a seguir para el mayor de los escépticos en la raza humana…

2 comentarios de “Batman v Superman

  1. Alonso Ramírez dice:

    Ni una palabra más, ni una menos. Ninguna otra película ha logrado tocar fibras en mis emociones como lo hace esta.
    Lo único que Snyder me quedó debiendo fuero 3 segundos de Superman usando su vista de rayos x para descubrir a bruce detras de la mascara del murcielago

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.