High-Rise

Fallida. Y resulta una pena, porque ‘High-Rise’ contiene los elementos necesarios para llevar a cabo una distopía en toda regla. Y las comparaciones en el celuloide con ‘Snowpiercer’ resultan casi obligadas, si bien esta última llegaba a buen puerto a la hora de mostrarnos una metáfora de nuestro sistema social actual, con una humanidad amotinada en un tren; ‘High-Rise’ hace lo propio en un rascacielos.

Y bien es cierto que hasta la primera hora la cosa funciona a la hora de plasmar la debacle que está por venir. El problema deviene tras esa primera hora de metraje en el que al director Ben Weatley literalmente se le va la mano (o mas bien la olla) al tirar por un camino extremo de violencia absolutamente hilarante que no hace mas que descentrar todo lo narrado anteriormente, transformando lo que resta de metraje en una sucesión de fotogramas sinsentido que rozan el ridículo, llevado a cabo a manos de un reparto que a buen seguro no tienen ni idea en dónde se hayan metidos, por lo que el producto resultante resulta a la postre un videoclip barroco y excesivo que tira por tierra mensaje alguno, aunque la intención en principio fuese honesta.

A destacar una BSO de lujo al compas de unas actuaciones brillantes pero en un hilo argumental que ni dios sabe bailar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.