La La Land

Suele ser un error muy común a la hora de valorar un film el intentar llevar de la mano la calidad del mismo como ejercicio audiovisual y los gustos personales. Uno debiese ser pulcro, aséptico a la hora de calificar un producto que a priori no goce de nuestras simpatías.
‘La La Land’ es un musical, un género que sin lugar a dudas, no se encuentra entre mis preferidos, pero que no debiera ser un lastre a la hora de calificarlo tal y como se merece. Y situados previamente, ‘La La Land’ deviene un disfrute total.
El hilo conductor de la misma es el jazz, genero que sin duda alguna tampoco será del agrado de todo el mundo, pero que está insertado en el film con una calidad y elegancia fuera de toda duda. Con respecto a esto último y ahondando un poco más en el terreno de los gustos personales, sería como calificar de mediocre a Beethoven porque a uno le desagrada la música clásica. Aún con todo, el film cuenta al menos con dos temazos (uno de ellos justifica por si sólo la compra de su BSO).
Con todas las cartas sobre la mesa, ‘La La Land’ cuenta con una puesta en escena impecable que es utilizada por su director para rendir todo tipo de homenajes a los clásicos del género, una dirección sublime jugando en todo momento con unos planos que son una delicia y con unas actuaciones sobresalientes. Ryan Gosling como suele ser habitual está fantástico, pero es que Emma Stone literalmente se come la pantalla.
En resumidas cuentas, los árboles no debieran impedirnos ver el bosque y ‘La La Land’ resulta bella, todo un homenaje a los románticos, a los soñadores, aunque venga acompañada de una ostia de realidad bien dada a mano abierta; esos soñadores que exprimen cada minuto de su tiempo en este planeta aún a costa de sufrir, tan solo para ver nuevos colores, esos que nunca se apreciarían acomodándose a la triste realidad, aquella a la que se acostumbran el resto de los mortales.
’La La Land’ es especial, elegante, delicada, hecha con trocitos de sueños, esos que aún quedan por cumplir pegados con canciones en el celuloide. Aunque a priori a uno no le atraigan este tipo de propuestas, resulta absolutamente recomendable…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.