Night Sky

Al igual que con ‘Invasion’ (Apple TV+) y ‘Outer Range’ comencé ‘Night Sky’ con una ilusión desmedida. Cualquier serie que exude una pizca de sci fi cuenta con toda mi atención. ¿Qué puede resultar más atractivo que una puerta a las estrellas?.

Pero idéntica decepción que me llevé con ‘Invasion’ (el final del primer capítulo es una bofetada a mano abierta) es la que me he llevado con ‘Night Sky’. 

A nadie se le escapa que toda serie que se precie pivota sobre una trama principal (su reclamo) y a su alrededor se van añadiendo nuevas líneas narrativas (o diferentes subtramas) para otros personajes. 

El problema con ‘Night Sky’ ya no sólo radica en que las citadas subtramas devienen soporíferas (uno se siente envejecer viendo la serie) y con una ejecución no del todo satisfactoria, sino que además resultan ser en realidad cuál juego de trileros sobre lo que pivota la serie, por lo que su atractiva trama principal se utiliza con el único fin de mantenernos enganchados sin que en ella se dé un desarrollo sustancial. Con ‘Outer Range’ se utiliza la misma fórmula, pero con un resultado mucho más satisfactorio. No esperes un ‘quién’ o un ‘porqué’. Ni están, ni se les espera.

Y así, tras casi ocho interminables horas, transcurre ‘Night Sky’, cómoda en esas coordenadas y muy consciente de que no arrojará luz alguna a su reclamo principal mucho mas allá de unas vistas preciosistas a través de una ventana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *